Jueves, 2019-01-17, 3:04 AM


Le saludo Visitante | Mi perfil | Salida
Relatos
Nuestro Rincon
Nuestra encuesta
¿Cual es tu serie anime favorita?
Total de respuestas: 96
Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Inicio » Artículos » Relatos » Arkantos [ Añadir un artículo ]

10. Sweety 1er Capitulo

Capítulo 1.



Harta. Así se encontraba, definitivamente no aguantaría mucho más tiempo allí recluida, no porque hubiese echo algo malo, sino por un desagradable acontecimiento, un accidente de tráfico para ser más exactos, murieron sus padres y su hermano menor, el mayor estaba en Londres desde hace años y perdió el contacto con él hará unos tres meses. La rutina que llevaba era desalentadora... Criada entre algodones y estricta moralidad, cada día veía cosas las cuáles no hacían más que incitarla a salirse "Del buen camino".

Se sentía sola, diferente... Todas las noches golpes contra la pared conlindante, aunque no violentos... No en el mal sentido... Harta de escuchar los gemidos ajenos, harta así mismo de llegar a excitarse pensando en lo que podría ser...

[...]


La rutina de ese lluvioso día vino de mano de una carta del centro ensí, la abrió entusiasmada, no sabía qué podría ser. Al poco se encontraba dando saltos por la habitación, despertando por ende a sus compañeras, las cuáles dormían placidamente aquel domingo en el cuál sin ningún género de dudas cambiaría, pero... ¿Para bien...?

A sus amigas les resultó extraño. Por norma general ahí todas permanecían hasta los dieciocho años, no era común que adoptasen niños de tan avanzada edad, los solían querer de menos de cinco años, al menos normalmente... A todas sus amigas les pareció raro, mucho, pero claro, ella qué iba a pensar... Las tachó de envidiosas.

- Ya veo ya... Para una de nosotras que puede escapar de este maldito antro y pretendéis achantarme, ¿No...?

No atendió a razones, aceptó sin más, al día siguiente su "Nuevo padre" esperaba en la puerta, sonriente, no era lo que ella pensaba, ciertamente en un principio creyó sería algún abuelo bohemio ó similar, pero ciertamente se encontraba bastante bien conservado, de mediana edad, con una prominente cabellera oscura, al igual que sus ojos, de complexión atlética.

- Ho... ¡Hola papi! Jijiji... - Corrió hacia él, abalanzándose practicamente para abrazarlo.

- ¿Vamos a casa, quieres? - Ella asintió enérgicamente, dirigiendo una última mirada a las que fueron sus compañeras durante años, quizá cómo regodeándose, la mirada de las jóvenes no era de envidia ni nada por el estilo, sino más bien de tristeza, una incluso agredió al personal del centro preguntándole cómo era posible que la hubiesen dejado marchar; todo aquello estaba fuera de lugar.

En el transcurso del viaje camino a casa le contó su historia, su mujer estaba de viaje quién sabe dónde, hacía meses no hablaba con ella aún durmiendo en la misma cama, incluso pensaba seriamente en que era engañado, pero no tenía la picardía cómo para espiarla ó rebajarse a su nivel, la chica se compadeció de él, apoyando la cabecita en su hombro durante el resto del viaje.

Llegaron a casa, él le indicó dónde estaba su habitación pero... Ella prefería dormir con él, tenía mucho cariño que dar, al igual que mucho que recibir... Todo era perfecto, tenía alguien quién la quería, alguien a quién querer, hicieron planes para el próximo fin de semana... En fin, todo era perfecto...

Amaneció, tumbada de costado, abrazada a él, sin saber por qué se encontraba en un constante pero lento movimiento de caderas, miró hacia abajo, aún adormilada, lo que estaba haciendo no era ni más ni menos que restregarse contra su padre, el cuál obviamente, por la mañana, al levantarse pues estaba un tanto... "Alterado".

Ops, uhm, esto... Bu... Buenos días papi... - Dijo totalmente sonrojada, levantándose de pronto para dirigirse a la habitación contigua y cambiarse y demás. - ¡Desayunaré en el colegio nos vemos, te quiero!

Llegó a clase, contenta y feliz, aunque su rostro tornó más bien triste al ver al maestro de pie, repartiendo algo.

- Vamos, ¿A qué estás esperando, quieres que te aplaudan por haber llegado tarde?

- No... No es eso profesor yo, esto... - Se acerca a uno de sus compañeros. - No me digas que hoy es el examen de evaluación... - Inquiere notablemente preocupada, su compañero asiente y esta se desespera por momentos, tomando asiento, ya con el examen sobre la mesa. Lo había obviado completamente, si no sacaba buenas notas volvería al centro. - No... No...

El resto del día se le hizo eterno hasta llegar a casa, se lo contó todo a su padre, era jodido vivir con la quimera de no saber qué sería de ella, de igual modo alguna solución buscarían, cómo el bien dijo...
Categoría: Arkantos | Ha añadido: fran_balerma (2011-03-22)
Visiones: 619 | Ranking: 3.0/1
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Registro
Buscador
Juegos
Mapa de Visitas
Free Visitor Maps at VisitorMap.org
free counters
Chat
200


| Copyright http://unicorecreo.ucoz.com © 2011 | Contactar con el administrador de la web |


Contador web